No imaginas el movimiento que le interesa a una gigante de la danza

“Una vez dije: «No me interesa cómo se mueve la gente, sino qué los mueve». Esta frase se ha citado muchas veces y sigue siendo cierta hasta el día de hoy.”

Pina Bausch
Discurso con motivo de la ceremonia de entrega del Premio Kyoto en 2007.

 

“La vida actual no puede ser bailada a la manera tradicional. No me interesa la estética del gesto por el gesto. Tuve que sacrificar mi propia danza para encontrar la forma de incluir en el movimiento los problemas de nuestro mundo. La vida jamás es como una pista de baile, lisa y tranquilizadora.»

El camino es la improvisación. La creadora invita a los bailarines a responder preguntas como ¿qué harías con un cadáver? o ¿cómo te comportas cuando has perdido algo?; a que salten hacia alguien, «pero con la nariz tapada, como quien se tira al agua», a «hacer daño protegiéndote» o a «llevar un beso de alguien hacia algún lugar»… Que exterioricen un estado de ánimo, deseos, con los que luego ella compone collages, imágenes que son ellas mismas una historia.

No me interesa la estética del gesto por el gesto. Tuve que sacrificar mi propia danza para encontrar la forma de incluir en el movimiento los problemas de nuestro mundo.

«Café Müller»

Pina evoca el Café que su padre tenía en la región Solingen, donde creció la pequeña Filipina (Pina), refugiando su infancia entre las patas de las mesas, viendo el mundo desde abajo y sin ser vista. “No tenía conciencia de todo lo que estaba pasando a mi alrededor. En todo caso no recuerdo oír hablar de la guerra. Era una niña muy tímida. Yo vivía en aquel restaurante. Y para un niño, un restaurante puede ser un lugar maravilloso: había tanta gente y pasaban tantas cosas extrañas”.

Habla de la falta de comunicación y la imposibilidad de amar en un mundo sin esperanza, con la muerte como único horizonte posible.

Pero el paisaje que conforman ahora las sillas y mesas de aquel pequeño café alemán de posguerra nada hace pensar en un juego de niños.
Pina levanta con ellas un paisaje desolador e inquietante, que habla de la falta de comunicación y la imposibilidad de amar en un mundo sin esperanza, con la muerte como único horizonte posible. La pesadilla de ser abandonado, el fracaso, el dolor de no ser amado.

No imaginas el movimiento que le interesa a una gigante de la danza
No imaginas el movimiento que le interesa a una gigante de la danza

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.